Las hijas de Marian (2)

 
  Me ha dado por releer los libros de Marian Keyes por orden, esto es, según fueron escritos por ella. En realidad, aquí en España su publicación sigue el orden (no hay más que ver los numeritos que aparece en el lomo de DeBolsillo). Y desde luego, es la mejor manera de ver el avance de un autor y como unos inicios irregulares o torpes pueden enderezarse y con los años se va puliendo el estilo. De eso no cabe duda en el caso de la Keyes. Sus novelas primerizas son inseguras y con la penúltima afronta el relato con la seguridad de quien está escribiendo una novela. Me atrevería a afirmar que con Claire se queda sola pensaba que aquello era un relato novel.
 
   Pero además de esa evolución, perfección más bien, las novelas de la Keyes presentan una particularidad que le diferencia del resto pues fácilmente se pueden clasificar en dos tipos de novelas: las de la serie de las hnas. Walsh y el resto. Diferencia que a simple vista nos lo indica el tipo de protagonistas pero que ahora me he percatado en el tipo de historia e incluso en el estilo mismo. Por eso me gustan más las del segundo tipo y aprovecho para comentar que son las más releídas por mí.
 
   Las historias de las Walsh parecen libros de autoayuda pues cada una refleja un estado emocional femenino propio; en cambio los entresijos del resto de historias parecen má elaborados. y pueden resultar más divertidos.
 
  No voy a comentar (aquí) cada de las novelas de MK pues ya están siendo linkeadas:
 
 
 
  Aún estoy releyéndolas, precisamente me he "atascado" con rachel se va de aviaje que siempre ha sido, con clara diferencia, la que menos me gusta (por la historia y porque no la veo graciosa).
 
  Pero un apunte rápido, entre las dos primeras (Claire de las Walsh de toda la vida y Lucy Sullivan de pomposo nombre irlandés y surrealista ligue) ya se advierten a las claras las diferencias. Me ha llamado la atención la persistencia con la que la autora se dirige a nosotras las lectoras, en fem, ofcors! y que es propio de una escritora novata.
 
   Le ocurre igual (aunque con peor resultado, a mí al menos me parece un recurso fastidioso) a jane green.
 
   Su primera novelita, Straight Talk s eme ha cruzado y ha contribuido al parón de Raquel (…)
 
  ¡Por fin llegaba a España! Porque las publicaciones de ésta (soy consciente de que suena despectivo) son bastante irregulares aqu´´i: ni siguen orden ni mantiene la misma editorial.
 
  Me sonaba el título de verlo en la contraportada y cuando el otro día vi en el Opencor (no podía ser otro sitio) el Hablemos claro con un cuadrito (no era pegatina  ) de Inédito pensé que era nuevo pero no, es su primera novelita intrascendente.
 
  Me queda por leer el último capítulo. me he parado justo en él para darle una última oportunidad (cuando la comente estoy por suspenderla, my god! q agravio! .
 
    ya tengo material para una tercera entrega…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: