redescubriendo a Ben Stiller y Hugh Grant

 

Ambos protagonizan comedias pero veamos sus estilos bien diferentes:

  BEN es americano (neoyorquino para ser exactos, ¿a qué todos le ven silbando con los dedos en un partido de baloncesto con visera?), no es feo a lo Will Ferrell que me parece un adefesio pero tampoco es guapo, se queda en pelín monillo (su fuerte son sus brillantes ojos, su pega son la frente despejada y las progresivas entradas). Tiene pinta de chico bueno del insti (“Algo pasa con Mary”), de amigo del alma (“Más que amigos”), de trabajador (“Entonces llegó ella”) pero de aire hippy/informal (“Los padres de ella”).

   

Pero es un romántico empedernido que aparece usualmente tierno. En su vida real parece ser igualmente de romántico encantador pero apenas trasciende de ella los retoños que ha tenido con su mujer ex modelo metida a actriz y no creo q sea tan patoso o desastroso (“Dúplex”).

  Su carrera se extiende más allá de sus actuaciones, como director (“Un loco a domicilio”) siendo en ocasiones bastante completito como productor y guionista (“Zoolander”).

Sus orígenes de cómico siguen ahí latentes pues es el primero que se apunta a payasadas (“Zoolander”) y nos hace reír como decían los antiguos “a mandíbula batiente” (osea nos descojona de risa cada vez que sale). Pero su fuerte son los gestos, ahí es donde más reside su gracias (en el tejado de “Los padres de ella”, en la carretera con el autostopista en “Algo pasa con Mary”).

                                                                                J

K

  HUGH es inglés (es más, de Londres, el típico british, ¿a qué no desentona en la campiña inglesa?), y endemoniadamente atractivo (su fuerte son sus azules ojos y su atractivísima sonrisa –nos derrite, vamos- y su pega es que su rostro apenas cambia con los años y que es pelín blanquito). Su rol es bastante más regular o predecible, como soltero empedernido (“Un niño grande”) y con especial fobia al compromiso (“Cuatro bodas y un funeral”) o a la responsabilidad/compromiso (“Nueve meses”). Sus orígenes de porte aristocrático hace tiempo que los dejó (pese a las prometedoras “Maurice” y “Sentido y Sensibilidad”) y a medida que gana en edad (y en atractivo) le añade cinismo a sus personajes (“Bridget Jones”). Pese a todo, todas nos enamoraríamos de él estando en la cumbre (“Love Actually”), estando forrado (“Amor con preaviso”) o estando de capa caída (“Tú la letra, yo la música”).

   

Su vida, especialmente la sentimental (con escándalo, que no affaire, incluido) es sobradamente conocida. Lo último es el ataque con un tupperware de alubias a los paparazzis (¿visteis que bien le sentaba el polo azul y las bermudas?). Da la sensación de que en la vida real se asemeja a sus personajes despreocupados, irónicos y con un encanto que encandila.

  Apenas interviene en las películas que protagoniza. Fundó una productora con su eterna novia ex modelo fugaz actriz (ahora ex casada, ya no son tan amigos) que a estas alturas estará más que finiquitada. Ha manifestado su deseo de dirigir y de escribir pero se queda en falsas expectativas.

    Sin ser cómico tiene bastante vis cómica de ahí su empecinado encasillamiento Quiere dejar el cine y nos amenaza con hacerlo para escribir una novela; Hugh, procura compatibilizar ambas tareas. Se apunta igualmente a payasadas, para mí, las mejores son las de tipo musical (“Love Actually”, o “Tú la letra, yo la música”). Desde luego no tiene ningún sentido del ridículo que ya quisieran algunos actores y se ríe de sí mismo que es lo que más gracia despierta. Ha repetido en ocasiones sus muecas y especial tartamudeo (“Mickey, ojos azules”). Pero su fuerte son los diálogos que le endosan, con frases ingeniosas, mordaces, ocurrentes.

  Ambos adorables y dos blockbusters.

Creo que la única actriz que ha coincidido con ambos es Drew Barrymore, que se los ha llevado de calle, vamos!

 

Una respuesta to “redescubriendo a Ben Stiller y Hugh Grant”

  1. Larada Says:

    Ben Stiller me cae bien,no es guapo, pero su rostro es agradable, te transmite simpatía (Hugh a veces tiene cara de tontorrón).
    Pero , sin duda alguna considero que H.G tiene más talento porque es capaz de abordar diferentes tipos de papeles mientras que Stiller si no hace el payaso, no se apunta.Sin embargo, Stiller pasará a la historia del cine por determinadas escenas , o mejor dicho, por la peli de Something about Mary completa pues es un cómico con todas las letras.Y Hugh basa "sus gracias" en actitudes gestuales más que nada.(Pienso que ninguno de los dos tiene la menor idea del significado de "tener sentido del ridículo")Cada uno es un maestro en su estilo y respecto a su colaboración con Drew me gusta trillones de veces más la de "Tu la letra, yo la música" que la de aquella historia imposible y absurda de la desmemoriada chica de las cien primeras citas , con lo que también añado que a Stiller le vale con que el guión sea absurdo, pues con su comicidad innata le saca partido, pero Hugh mira más el sentido guión…
     
    Cinéfilos saludos "Zinqui"!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: