Río Rojo

 

 si ya resulta difícil elegir cuál es la película más grande de la Historia del Cine, ahora q ha salido la lista de marras, considero que en el género del western, por lo compacto que es y el molde característica tan definido que tiene, resulta aún más difícil de discernir.

Río Rojo no suele citarse entre las grandes lo es. a modo de anécdota suele formar parte de ese corolario de ríos americanos homónimos de grandes westerns todo ellos.

pero yo siempre he considerado a Río Rojo un western diferente, hasta por tres motivos, siendo el principal absolutamente subjetivo: se trata del primer papel cinematográfico del actor Montgomery Clift (http://www.youtube.com/watch?v=o0oMM99HuLw) que es mi preferido. la rodó con unos 26 años, pero debido a los retrasos su estreno siguió a Los ánegeles perdidos. Tras lo cual la revista Life le dedicó su portada de dic de 1948 y le lanzaron al estrellato.

Clift, vaquero? ése es el primer atractivo de este sugerente western que es muy plástico y visual, muy acorde a las reglas del mismo en cuanto a escena y narrativa pero que ofece una historia paternofilial compeja y una extraña historia de amor.

el propio Monty Clift receló de dar la talla en el papel y, por supuesto de oponerse su papel al de Wayne. John Wayne, nada menos!!

pero como él mismo manifestaría, enfentarle como una especie de vaquero elegante y colegiado contra la mundana jactancia de Wayne era algo escandaloso y totalmente contrario a los convencionalistas repartos de Hollywood.
 
pero Howard Hawks lo havía visto actuar en el teatro y lo animó encarecidamente no tanto a aceptar el papel sino a que lo asumiera. Clift se entrenó duramente como vaquero y la escena más difícil fue la pelea final.

la actuación de Montgomery Clift, a quien personalmente veo demasiado refinado y sonriente para ser un vaquero es fresca y natural. saldrá con la historia ya comenzada, se convertirá ne jefe de la expedición, se enamorará y se enfrentará a su padre adoptivo en el duelo final. supo adoptar una forma de andar entre airosa y chulesca, en la primera parte, se le ve taciturno y receloso del nuevo vaquero (famoso es el diálogo de las pistolas al que hoy día agregan actuales connotaciones), repentinamente, es decir sorprendiendo al espectador, se hará cargo de la grandiosa gesta de atravesas 1.000 millas con 10.000 reses. ciertamente Clift no se especializará en papeles de jefe en la pantalla. aquí lo es pero muestra tal jovialidad y simpatía que uno piensa que no lo parece.

éste papel es muy importante en la carrera de Monty Clift, al margen de ser su debit, por encarnar al prototipo que no solo le acompañará siempre y por el que es recordado sino por el impacto que supuso en la psicología de esa sociedad de posguerra que ansiaba unos nuevos horizontes, en esos jóvenes que empezaban a distanciarse de sus padres principalmente por ser los causantes de la guerra.

su papel de Matt garth es el de un rebelde, inaugurando la galería de rebeldes de los 50’s. de hecho Monty Clift será el impulsor de las carreras cinematográficas de Brando y Dean. en esta película la rebeldía es evidente aunque está aún matizada, pues la terquedad de Wayne, precipitarán las reacciones de los vaqueros y el traspaso de poderes se verá como algo natural y deseable.

en el momento que Matt sentencia ese traspaso de poderes, la mirada de Monty Clift, esa gran mirada que habla por sí sola, se muestra aquí impérterrita, no pestañea pero su rostro no tendrá ni un asomo de arrogancia. realemnte su papel resulta simpático durante toda la trama q incluso irá crecente esa simpatía que despierta que culmina con la franca, abierta y aliviada sonrisa que muestra tras la reconciliación.

la rebeldía de Monty Clift no es tanto fruto de la sociedad sino de su propia neurosis y especial sensibilidad. ésta nunca le abandonará y por eso se convierte una figura romántica por antonomasia.

en la pantalla Monty Clift nunca tendrá que pelear por una mujer, ningún amor le será inalcanzable y no porque las seduzaca digamos "a propósito". es su sensibilidad y ternura (como aquí, la preciosa escena de la neblina), su vulnerabilidad lo que le hace potencialmente atractivo (el físico cuenta claro, pero no se impone sexualmente, ni intimida, al contrario, es cercano, posee una sensibilidad y belleza casi femenina).

y por lo demás, destacar cómo Hawks (dire todoterreno donde lo haya, de larguísima trayectoria) logra emocionarnos con esta gesta del oeste. los recursos que utiliza para ello son innumerables, a cuál mas válido: la voz en off, los movimientos en cámarta como ese trailer circular que anuncian la partida, reforzada por esos viriles alaridos, la trama está muy bien llevada aunque la tensión no llega a un Solo ante el peligro, la trama sí ofrece suficientes dosis de emoción y uno disfruta con la historia.

es verdad que el final no debería haber sido tan cándido, es más estaba previsto q el personaje de Wayne la palmara y a Monty Clift siempre le disgustó cómo caba la pelea por obra de la chica.

pero es una buena película, que merece sobradamente verse y reconocerse hoy día.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: