no pierdo las cosas; están ilocalizables

 
 estoy exprimiendo mi célebre máxima particular hasta límites insospechados y a un ritmo cada vez más incesante lo que me lleva a pensar que el día más esperado se acaba esa empecinada costumbre mía de no hallar las cosas, darlas por perdidas y luego que aparezcan, ¡siempre!
 
 en estos últimos meses la lista de cosas -hijaspródigas- perdidas y halladas es abrumadora:
 
 – pendientes aros dorados, no son de oro pero me los regaló mi madre en Cou y me los pongo muchísimo. me encantan y les tengo caríño.
 
   estos días he cogido la mala costumbre de guardarlos en el bolsillo de la cazadora para "ir poniéndomelos". así un día sólo hallé uno y me quedé pelín pof por lo descompuesta que era y por quedarme sin pendientes. pero un día al volver del currelo, me quedé pensando que se había perdío en la casa "na más salir" al meterme las manos en los bolsillos y exar a andar. y mientras metía la llave en la cerradura vislumbré un brillito dorado junto al pilar del rellano. allí estaba!
 
 (ahora en vez de meterlos en el bolsillo lateral de la cazadora -que tiene una tira de camuflaje militar, a estas alturas ampliando mis gustos…- lo hago en los verticales de los vaqueros :D).
 
 – pendientes plateados con filigrana, son de los hippys y no tan antiguos pero tb tienen sus años, de cuando iba a las fiestas de Fin de Año de las Salesianas, me los suelo poner cuando me arreglo un finde.el segundo pendiente que perdía por el método del bolsillo lateral mientras aún el dorado no aparecía por lo que no pensé nada, sólo me quedé anodanada. un día, de repente, al salir del coche de una de las Cármenes del cole, vi un brillito plateao y allí se había quedao!.
 
 – llaves de casa. no han sido una pérdida o una desaparición en toda regla sino un olvido. claro que es el segundo que me ocurre en el trimestre y eso que el bolso (sin monedero, móvil y llaves) se queda en el perchero de la sala de profes y hasta la mañana siguiente no doy con él por lo que me paso horas (esta vez fueron de 15.30 a 18.00) en el rellano del portal.
 
 – móvil (léase lo anterior; además una vez lo llegué a dejar en el servicio del Horno de San Buenaventura del Rialto y al reparar en casa después de pasarme dos buenas horas en el cyber, me fui corriendo y un solícito camarero me lo dé en mano).
 
– monedero (eso ha sido hoy día)
 
– exámenes (ésto ha sido terrible. pero no ha sido 1 suelto sino todo un curso, ha sido la desaparición más fantasmagórica y sobre tode más alarmante. claro que también ha sido la aparición más milagrosa.).
 
 es que ésa es otra. cuando no encuentro algo, lo tendré delante de mis narices porque siempre acaba apareciendo allí donde miré.
 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: