Erentxun is God

 
 Así rezaba la pancarta bien grandota que colgaron en el anfiteatro del paraíso del Teatro Victoria Eugenia en el tercer y último concierto de Mikel. Yo he disfrutado mucho con los dos.

 En el día 1 estuve en la primera fila, algo esquinada y con necesidad de poner las piernas sobre el panel de madera del escenario (aunque la artrosis no me ha dado mucho la lata en el finde) pero viendo a Mikel tan cerca que disfruté muchísimo.

 Me gustó su manera de tocar la guitarra, medio encorvado, fundiendo las formas del cuerpo (lo ví más delgao) con la guitarra como si ambos fueran una sola cosa, la voz estuve genial en todo momento, se contoneó poco (eché en falta ese movimiento de culo q hizo en el Asics) y eso sí, miraba poco al frente. Yo le veía de perfil y me era imposible verle la cara bien pero ya digo, miraba demasiado al micro y eché en falta que mirara más a la gente. Hubo entre el público quien lo dijo a plena voz.

 
 Lo del público me pareció muy curioso. Parece ser que el jueves estuvo más frío y nadie se levantó. Yo iba mentalizada de que aquello era un teatro pero el viernes la gente ya decía cosas y yo aprovechando que estaba en tan buen sitio me animé. Eso sí, no quise ser la histeriquita de los conciertos de masas y me dirigí al artista, no tanto a la persona:

 Un par de veces dije "Y ese Miiiiiiiiiiiiiikel" ahuecando la voz como hago con el Betis; "Ven al sur" cuando cantó "En el sur" estaba de cajón. Látima que nadie me entendiera porque de los nervios vocalicé fatal y no se me entendió. Menos mal que aplaudieron cuando dije espontáneamente "¡Viva la madre que te parió!". Y por lo demás pues hablaba en voz alta de pura emoción, cuando lo veía empapaíto de sudor, bebiendo agua o cuando descansaba entre bastidores. Pero si se oyeron "guapo" lo cual me gustó. Nadie le gritó tío bueno y como me reprimí pues no se oyó, jeje. El sábado sí que estaba cortada pues no conocía a la chica que compartía palco y atrás había 3 tíos con más pinta de camioneros que de fans. Pero alguien (y creo que un chico) repitió ¡¡mi piropo!!. Lo que me encantó es el piropo de "¡Bonico, pero q bonico eres!". Y no faltó el "¡Mikelazooooo! que ya todos los foreros hemos hecho nuestro.

 Es que el joío estaba guapo. Salió con una camisa de rayas azules que le quedaba genial y una chaqueta de terciopelo azul oscuro muy elegantona pero también muy chula, muy propio para el momento. Después se la quitó y me encantaba cómo le quedaba la camisa, es de esas de puños anchos que llevaba abiertos, con una así sale en su último disco El Corredor de la Suerte. Y después ya al final lució una camiseta gris de andar por casa que ponía Nineteen sixty nine. Decidió, parece ser, no lucir una de Cállate la boca.

 
 Así estuve yo a ratos. En silencio, sólo escuchando atentamente. El repertorio no puedo decir que me encantara o que me gustara. O lo contrario. Cantó canciones que no he oído tanto y que no se encuentran entre mis preferidas. Unos días antes escuché cosillas de El abrazo del erizo y Acróbatas, pues ya nos avisó de que iban por ahí los derroteros pero aún así hay canciones que no calan tanto en mí. Cuando sonó los temas de Naufragios y de El Corredor de la Suerte, salía disparada del asiento como por un resorte invisible, de mi boca salían los uuuh que acostumbro a gritar y ya entonces gritaba en vez de cantar. Debo ser más comedida pues lo suyo es cantar y no hace falta que te oigan los de al lado.

 La gran mayoría de los asistentes se sabían las 25 canciones del repertorio, fueran del disco y de la época que fueran. Cantaban con voz queda, susurrando o coreando, pocos gritaban. Pero a mí cuando veo a Mikel me van los excesos, jeje y de puro nervio y entusiasmo me encanta gritar de emoción.

 Sobre el escenario vi a un pedazo de músico entregado y disfrutando. Estaba pletórico. Ése es el apelativo que mejor describe al artista que vimos sobre el escenario. Pero parece costarle asimilar el entusiasmo del público o tal vez le abruma las muestras excesivas de apoyo o de cariño, no sé. Él mismo se define como un hombre tímido y apuesto que le agobian las muestras enfervorizadas que puedan darle unas féminas pero a estas alturas su público (al menos el que yo he conocido en el foro) es de gente adulta (más de espíritu que de edad), sensata, con buenos conocimientos musicales y que están interesados en tu trabajo, tus canciones, tus discos y tus conciertos. Por eso me extrañó un poquillo que dijeras aquello de "me desconcentráis" y yo esperaba más interactividad con el público. Con el público en general, es decir, con los asistentes, sin distinguir a los foreros. Que traspasaras un poquillo la línea de los focos, si no recuerdo mal, solo lo hiciste en una canción.

 Aún así, estuviste muy entregado. La voz estuvo fantástica en cada canción y de un día para otro. Y como se sabe, cada día diste más. Yo disfruté cuando girabas por el escenario con las manos extendidas, siempre me gustó esa interpretación musical tuya y ya los saltos que dabas ¡eran la caña!

 Ese riff (¿se dice así? bueno guitarreo) final de la canción Acróbatas fue espectacular. Nunca había disfrutado yo así de la música, de unas guitarras, pues me defino yo más melodioss y popera. En cambio los conciertos me parecieron muy rockanroleros.

 Un momento especial que queda grabado en mi retina es cuando la luz cenital cae sobre un artista que se desnuda ante su público. Se despoja de todas sus canciones y queda exhausto ante nosotros.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: