El costurero de la reina

 

 La portada de la Feria de Abril de Sevilla de este año lleva como imagen un edificio muy singular y coqueto de la ciudad conocido popularmente como "el costurero de la reina".

 Situado al borde de lo que fueran los jardines del Palacio de San Telmo, residencia de los Duques de Montpensier, de hecho su verdadero nombre que no se conoce ni usa es el de Pabellón San Telmo y fue construido por Juan de Talavera y de la Vega en 1893, siendo el primer edificio de estilo neomudéjar que se levanta en la ciudad, por encargo del controvertido duque de Montpensier.
 Antonio de Orleans, pretendiente al trono francés, se casó con Mª Luisa, hermana de la reina Isabel II y desde que la pareja fijara su residencia en la capital hispalense con su numerosa prole, instigó y estuvo detrás de los movimientos para derrocar a su cuñada. El destino quiso que su hija Mercedes se casara con su primo y heredero al trono como futuro Afonso XII. Era una forma de colmar sus aspiraciones a través de su hija. Pero nuevamente el destino apareció en forma de muerte repentina pues la reina Mercedes de Orleans falleció de tuberculosis a los 18 años y sin tener descendencia.

 La infanta Mª Luisa al sobrevivir a su marido y a varios hijos donó el jardín al Ayuntamiento que pasó a ser desde entonces el Parque de María Luisa, el pulmón verde de Sevilla durante decenios, donde se levantó la preciosa e historicista Plaza de España de Aníbal González con la Exposición Iberoamericana del 29 para convertirse con sus paseos frondosos, recovecos de azulejería y rincones cristalinos de agua en memoria crucial de generaciones de sevillanos.

 
 El Palacio de San Telmo, originaria escuela de Mareantes con su churrigueresca portada de Figueroa y adornado por los sevillanos ilustres de Susillo, tras haber sido Seminario Metropolitano de la Diócesis, se convierte en sede del gobierno andaluz, encontrándose actualmente en prolongado proceso de restauación. Pocos lo conocen por dentro. Yo tuve la suerte de trabajar como guía y sorprende el contraste del interior aunque la Capilla y el Salón de los Espejos evocan esa mini corte romántica del frustrado duque.

 En torno a la figura de doña Mercedes y su enamoramiento corren leyendas con exagerados tintes románticos. Aunque nacida en Madrid sí estaba unida a la ciudad donde pasó la infancia e intervalos de juventud entre exilios familiares. Se cuenta que como siempre mostró indicios de quebradiza salud (adémás de insalubres costumbres como chuparse los dedos tras pasar página de los libros que leía, cuentan las crónicas) se levantó ese pabellón para que tomara el sol desde la terraza que mira al Guadalquivir mientras cosía en compaía de sus damas. Pero falleció 15 años antes de su construcción. Probablemente era el pabellón del guarda mayor de los jardines.

 Cada año (salvo la mamarrachada de un año olvidable) la efímera portada de la feria representa un edificio de la riquísima arquitectura civil que conservamos por fortuna pues los atentados artísticos que hemos sufrido aún nos pesan.

 Este minúsculo edificio que da la bienvenida a quien viene remontando el sur, con sus características franjas azafrán-bermellonas (como el Palacio de Orleans en Sanlúcar de Barrameda), que tiene forma de fugaz torrecilla defensiva donde jamás paseó guardia ni se entablaron luchas, donde nada ocurrió, que no se conoce por dentro a menos que se curioseé como hice cuando fue anónima oficina turística recibirá este año la intensidad de luces y voces igualmente fugaces que recorren la fiesta sevillana.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: