la víctima 100

 
 – no te quiero.
 
 abrió la despensa y sobre dos tazas vertió café.
 
 – no te deseo.
 
 rebuscaba en el neceser y sonrió artificialmente para untarse de carmín.
 
 – no sé quién eres.
 
 parecía escuchar quedándose con el lápiz suspendido en el aire. sin tiempo garabateó una palabra de 8 letras.
 
 -me violas cuando hacemos el amor.
 
 nada dijo cuando estuvo vestida de blanco. nada dijo cuando salía cada mañana a trabajar. nada dijo en la cama. a nadie llamó. nadie le vio con lágrimas en los ojos. todos supieron sus iniciales en las noticias y todos supieron su número fatídico: la víctima 100.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: